Cueva de Sopeña

Ampliar Entre 30.000 y 10.000 años antes del presente, grupos de cazadores recolectores frecuentaron la cuenca alta del río Miera. Habitualmente durante el verano, los habitantes paleolíticos de Cantabria ascendían hasta los escarpados macizos de Miera para cazar cabras montesas. El río Miera y sus afluentes ofrecían salmones y truchas en abundancia. Fruto de estas visitas son los importantes vestigios documentados en las grutas de El Rascaño, El Puyo y, muy especialmente El Salitre. Ésta última, además de servir de refugio, fue empleada como santuario rupestre durante el Solutrense (unos 18.000 años) y el Magdaleniense (unos 15.000 años de antigüedad).

¿Quiere recibir avisos de nuestras actividades?

Suscribirse

Escriba su nombre y correo electrónico para suscribirse
 twitter
 v2 facebook 
flickr2 you2